Como agrupar los canarios en las voladeras

Cada año cambio algo del sistema anterior, aunque cada año menos, pues llega un momento en que el sistema te da resultados año tras años y dejas de hacer experimentos. Mi método es bien sencillo, y me da buenos resultados, siempre mejorables como todo.
Una vez comen solos los pájaros (aproximada mente 28 a 30 días) los separo de las madres en una habitación contigua, y con música constante desde que entran los primeros haces de luz hasta que oscurece. Agrupo los pájaros en jaulones de metro, y lo lleno conforme voy separando de los padres hasta que hay 16 pájaros aproximada mente en cada jaulón.
En esta separación no tengo en cuenta ninguna relación de parentesco ni de color ni sexo, solamente la edad. De esta forma alimento a los pájaros de ese jaulón con alimento enriquecido un mes más, con pasta diariamente y verdura abundante,aconsejo el brécol por la cantidad de vitaminas naturales que contiene.
Después de ese mes la alimentación puedo ir acomodándola a la de los adultos paulatinamente sin aflojarla demasiado hasta una vez acabada la muda, momento en que pasa a ser la de los padres, tres partes de alpiste y una de nabina. Al principio de criar estos pájaros,(discontinuos) separé por hermanos en cada jaulón nada más comían, por miedo a que copiaran entre distintos grupos o pandillas , pero os aseguro que no copian en absoluto a tan temprana edad, y menos con el sonido envolvente que produce el aparato de música.
Una vez terminada la cría, cuando separo el último pájaro, es cuando los agrupo por hermanos de padre y madre.
En ese momento, junio casi siempre, los pájaros repasan de forma suave y sin coherencia práctica mente, aún no son capaces de imitar los sonidos de los hermanos.
En esas fechas ya tenemos indicios suficientes para saber cuantos machos y cuantas hembras tenemos de cada pareja, sobre todo si los comparamos en color y forma con sus propios hermanos de padre y madre.
Si observamos la frente de los jóvenes,justo en cima del pico y mirando los pájaros desde arriba, podemos apreciar una pequeña diferencia de tono. En los machos marcan un amarillo incipiente y en las hembras, la frente es color marron.
Este recuento nos puede ser útil para agrupar los machos de dos en dos en cada voladero como mínimo, y las hembras de que dispongamos de cada cruce.
La razón de poner solo dos machos en cada volador no es más que la de aumentar la diversidad de cantos, pues como ya casi todos sabemos , los hermanos de nido separados dan cantos distintos.
En el caso de no tener mas que dos machos, le añadiremos hembras de otro volador en el que tengamos de sobra, de esta forma los machos se enfrentan menos entre ellos y no se aceleran.
En el caso de tener un solo macho de un cruce, no soy partidario de juntarlo con medios hermanos ni nada parecido. Lo coloco en un volador solo y le añado dos o tres hembras para que compitan con el en la comida y territorio, y a últimos de septiembre si son pocos los reparto en casa de familiares para que terminen de formarse por si solos y te aseguro que también sacan su canto.
Este canto puede no ser de la calidad de los que han estado con hermanos, seguramente será un repertorio corto, pero nos será de gran utilidad saber las cualidades de su voz, dicción y ritmo.
Una vez colgados los voladores en la paced y con las separaciones entre voladores me cojo unas vacaciones pajaríles, no les presto casi atención hasta que encuentro diferencias de tono entre los diversos grupos, a partir del 15 de septiembre, momento en el cual redistribuyo los voladores de forma que coloco los de tono más elevado en la parte baja de la pared y los de menos tono en lo alto. De esta forma podemos oírlos mejor y entre ellos hay menos posibilidades de que un pájaro con tono alto se lleve a los demás por delante. A partir de este momento los oigo cuantas veces puedo y sigo cambiando voladores hasta que quedan a mi gusto, como si de la confección de un equipo se tratara.
Por ejemplo si escucho un grupo con más tono que el volador de bajo de ellos, los cambio de posición, así hasta que están a mi gusto.
A partir de aquí presto atención para eliminar lo que me suene fuera de mis conceptos de selección, y para ello me valgo de la alimentación. Por ejemplo les pongo lechuga a todos los voladores menos a dos y me siento tranquila mente a oír esos dos voladeros que seguramente serán los únicos que cantaran, al estar los demás ocupados con su manjar preferido.
Cada año cambio algo del sistema anterior, aunque cada año menos, pues llega un momento en que el sistema te da resultados año tras años y dejas de hacer experimentos. Mi método es bien sencillo, y me da buenos resultados, siempre mejorables como todo.
.
Una vez comen solos los pájaros (aproximada mente 28 a 30 días) los separo de las madres en una habitación contigua, y con música constante desde que entran los primeros haces de luz hasta que oscurece. Agrupo los pájaros en jaulones de metro, y lo lleno conforme voy separando de los padres hasta que hay 16 pájaros aproximada mente en cada jaulón.
.
En esta separación no tengo en cuenta ninguna relación de parentesco ni de color ni sexo, solamente la edad. De esta forma alimento a los pájaros de ese jaulón con alimento enriquecido un mes más, con pasta diariamente y verdura abundante,aconsejo el brécol por la cantidad de vitaminas naturales que contiene.
.
Después de ese mes la alimentación puedo ir acomodándola a la de los adultos paulatinamente sin aflojarla demasiado hasta una vez acabada la muda, momento en que pasa a ser la de los padres, tres partes de alpiste y una de nabina. Al principio de criar estos pájaros,(discontinuos) separé por hermanos en cada jaulón nada más comían, por miedo a que copiaran entre distintos grupos o pandillas , pero os aseguro que no copian en absoluto a tan temprana edad, y menos con el sonido envolvente que produce el aparato de música.
.
Una vez terminada la cría, cuando separo el último pájaro, es cuando los agrupo por hermanos de padre y madre.
.
En ese momento, junio casi siempre, los pájaros repasan de forma suave y sin coherencia prácticamente, aún no son capaces de imitar los sonidos de los hermanos.
.
En esas fechas ya tenemos indicios suficientes para saber cuantos machos y cuantas hembras tenemos de cada pareja, sobre todo si los comparamos en color y forma con sus propios hermanos de padre y madre.
.
Si observamos la frente de los jóvenes,justo en cima del pico y mirando los pájaros desde arriba, podemos apreciar una pequeña diferencia de tono. En los machos marcan un amarillo incipiente y en las hembras, la frente es color marron.
.
Este recuento nos puede ser útil para agrupar los machos de dos en dos en cada voladero como mínimo, y las hembras de que dispongamos de cada cruce.
.
La razón de poner solo dos machos en cada volador no es más que la de aumentar la diversidad de cantos, pues como ya casi todos sabemos , los hermanos de nido separados dan cantos distintos.
.
En el caso de no tener mas que dos machos, le añadiremos hembras de otro volador en el que tengamos de sobra, de esta forma los machos se enfrentan menos entre ellos y no se aceleran.
.
En el caso de tener un solo macho de un cruce, no soy partidario de juntarlo con medios hermanos ni nada parecido. Lo coloco en un volador solo y le añado dos o tres hembras para que compitan con el en la comida y territorio, y a últimos de septiembre si son pocos los reparto en casa de familiares para que terminen de formarse por si solos y te aseguro que también sacan su canto.
.
Este canto puede no ser de la calidad de los que han estado con hermanos, seguramente será un repertorio corto, pero nos será de gran utilidad saber las cualidades de su voz, dicción y ritmo.
.
Una vez colgados los voladores en la pared y con las separaciones entre voladores me cojo unas vacaciones pajaríles, no les presto casi atención hasta que encuentro diferencias de tono entre los diversos grupos, a partir del 15 de septiembre, momento en el cual redistribuyo los voladores de forma que coloco los de tono más elevado en la parte baja de la pared y los de menos tono en lo alto. De esta forma podemos oírlos mejor y entre ellos hay menos posibilidades de que un pájaro con tono alto se lleve a los demás por delante. A partir de este momento los oigo cuantas veces puedo y sigo cambiando voladores hasta que quedan a mi gusto, como si de la confección de un equipo se tratara.
.
Por ejemplo si escucho un grupo con más tono que el volador de bajo de ellos, los cambio de posición, así hasta que están a mi gusto.
A partir de aquí presto atención para eliminar lo que me suene fuera de mis conceptos de selección, y para ello me valgo de la alimentación. Por ejemplo les pongo lechuga a todos los voladores menos a dos y me siento tranquilamente a oír esos dos voladeros que seguramente serán los únicos que cantaran, al estar los demás ocupados con su manjar preferido.
.
http://aviariofernandoromero.es.tl/Art%EDculos.htm
.
.