Estudio de la fisiología y la patología de la puesta en los pájaros

Escrito por Alfonso Barba
INTRODUCCIÓN

Antes de tratar de la PATOLOGÍA DE LA PUESTA E INCUBACIÓN, verdadero objetivo de este trabajo, creo que es conveniente describir a grandes rasgos, los conceptos de la Fisiología y Biología de la Macro-Célula que es el huevo.

PROCESOS REGULADORES

El aparato reproductor de las hembras de los pájaros domésticos y silvestres, está formado por UN SOLO OVARIO, que se halla situado en el espacio izquierdo de la cavidad abdominal.

Para que se realice la fecundación de los óvulos que se desprenden del ovario, existe una influencia reguladora neuro-hormonal de las funciones sexuales, coordinadas por la acción de la Hormona foliculante ES.H. del «Centro de la Sexualidad», ubicado en el hipotálamo y en las glándulas germinales. Estas neurosecreciones son conocidas como factores liberadores (releasing factors) y que por actuar sobre la hipófisis, se las denomina sustancias hipofistrofas.

Hay que destacar como muy importante la influencia de las «horas luz», las temperaturas benignas y la situación general del aviario, que provocan el inicio de las paradas nupciales, que son las variadas ceremonias y ritos cuyo principal objetivo es atraer, estimular y excitar sexualmente al individuo del otro sexo con quien formará pareja, lo que permite alcanzar armónicamente una conducta precopulatoria.

Los Estrógenos, Andrógenos y Gestágenos producidos en las glándulas germinales de ambos reproductores durante la parada nupcial, tienen una acción trascendente en la regulación de la función sexual y desempeñan un efecto positivo de la ovulación y posterior regulación del proceso reproductivo-fecundador de los pájaros.

FORMACIÓN Y FISIOLOGÍA DEL HUEVO

Del ovario localizado en la cavidad abdominal, se desprenden a intervalos regulares durante la puesta, un número determinado de óvulos constituídos únicamente por yema que en realidad es el «Citoplasma», que representa el 31% del peso total del huevo y que en su discurrir seriadamente por el oviducto se aloja en primer lugar en el infundíbulo, cuya misión consiste en recibir y acoger a la esfera vitelina recién desprendida del ovario, siendo precisamente en este pabellón, donde el óvulo es fecundado por un espermatozoide que le aguarda en este nivel desde que se produjo la cópula, formándose a partir de este encuentro el «Disco Germinativo» que es el verdadero inicio del embrión.

Se inicia la secreción albuminífera y seguidamente la clara rodea a la yema, momento en que este conjunto en su desplazamiento por el oviducto, llega al istmo donde las membranas calcáreas y sus pigmentos, en espacio de 5 ó 6 horas se sitúan alrededor del complejo «yema-clara» que en el supuesto de haber sido fecundado, la vesícula germinal del blastodisco se transforma en blastodermo.

Se forma una cámara de aire en la parte más redonda del huevo y se constituyen definitivamente la cutícula y las distintas membranas porosas de la cáscara, con lo que el huevo pasa directamente a la cloaca, esperando el momento de la puesta.

Existe pues, antes de iniciarse la puesta, un huevo o macrocélula a cuyo alrededor se sitúan un conjunto de diversas envolturas cuya misión es alimentarlo y protegerlo rodeado de una cáscara dura permeable a los gases, que lo recubre y cierra.

Este conjunto o célula gigante, si ha sido fecundada, contiene todos los elementos necesarios para el crecimiento y desarrollo del embrión. La relación entre el peso del huevo y del pájaro recién nacido guarda una relación directa, ya que el peso del polluelo, será del 70 al 72% del peso del huevo.

La pareja de pájaros reproductores, que ya habrán construído cuidadosamente su nido, se hallan pendientes de que la hembra inicie la puesta, que suele alcanzar un número proporcional a la cifra de crías que ambos instintivamente son capaces de cuidar y alimentar.

GENERALIDADES

La incubación puede considerarse como una «Gestación Externa» del huevo, cuyo fin es que el embrión se desarrolle mediante el aporte de calor por contacto de los huevos con el cuerpo de la hembra en el nido.

La incubación «ideal» debe iniciarse cuando el tercer huevo ha sido puesto, con ello se consigue que la nidada eclosione al mismo tiempo, con lo que todos los pichones, al tener la misma edad, poseen similares posibilidades de competencia para ser alimentados por los reproductores.

ANOMALÍAS DE CONSTITUCIÓN DEL HUEVO

Los huevos pueden presentar diversas anomalías de constitución o malformación, consecuencia de su paso por el oviducto, y que pueden afectar a sus principales componentes: yema, clara y cáscara.

Los huevos desprovistos de yema -llamados huevos avitelinos-, son consecuencia de alteraciones en la ovulación; por el contrario, cuando un huevo contiene más de una yema, se le denominapolivitelino, y su origen es debido a la expulsión simultánea de varios óvulos y su llegada conjunta al oviducto. Ambos tipos de huevo, lógicamente no son viables.

Aparece algún huevo sin cáscara debido a la alteración calcárea o a una excesiva puesta, consecuencia de un deficiente aporte de sales minerales en la dieta alimentaria.

Existen huevos con una cáscara rugosa o de más grosor, debido a un reiterado depósito de sales de calcio por alteraciones en la zona del oviducto o por una detención anormal del huevo en esta zona, lo que motiva que estos huevos dificulten o impidan su eclosión.

ANOMALÍAS DE LA FORMA

La forma ovoide característica de los huevos de los pájaros en muy raras ocasiones, se puede alterar y dar lugar a la puesta de huevos esféricos o fusiformes.

En ocasiones el tamaño y peso del huevo, son sobrepasados por exceso o por defecto, éstas a consecuencia de puestas precoces que dan lugar a huevos pequeños. Los huevos de mayor volumen y peso de lo normal, son producto de alteraciones del aparato genital femenino que puede producir un acúmulo excesivo de yema o clara.

PROBLEMAS DE LA PUESTA

La inflamación de la cloaca y los huevos con anomalías en la forma o tamaño, suelen ser la causa de la retención de huevos durante la puesta.

La cloacitis, inicialmente cursa con intranquilidad de la hembra que entra y sale del nido y que realiza constantes esfuerzos expulsivos con el consiguiente agotamiento, que ocasiona la congestión de la mucosa interior que aparece enrojecida, tumefacta, lo que en algunos casos provoca el prolapso de la cloaca. Las causas más habituales de la retención del huevo durante la puesta son:

Descenso brusco de la temperatura ambiental durante la puesta.

- Espasmo agudo de la zona final del oviducto.

- Los huevos sin cáscara o de tamaño y forma anormal.

- Las hembras viejas son las más propensas a los casos de retención.

- Falta de energía para continuar la hembra los esfuerzos expulsores lo que produce una depresión general en el pájaro y agrava el problema.

Es por ello que en todos los supuestos debe actuarse con rapidez, retirando la hembra de la jaula, colocándola en un lugar tranquilo, con calor y humedad elevada.

Con el máximo cuidado se lubricará con aceite o vaselina bórica la cloaca, procurando que el líquido penetre en el interior del tramo final del oviducto, para iniciar con gran suavidad un delicado masaje, intentando que el huevo se sitúe en buena posición y se traslade en dirección descendente. Si fallamos con esta técnica queda como último recurso acudir de inmediato a una Clínica Veterinaria, para intentar una minúscula incisión en la zona baja de la cloaca, para dar salida al huevo.

Lógicamente si sobrevive, durante un prolongado período la hembra no será apta para la reproducción, por lo que los huevos que tuviera deben ser trasladados a otro nido.

No consideramos oportuno el método que siguen como último recurso algunos criadores, que en el caso de retención del huevo optan por romper la cáscara mediante presión sobre la cloaca. En la mayoría de los casos muere la hembra y en otros, suele quedar definitivamente no apta para la reproducción.

PATOLOGÍA DEL EMBRIÓN

La patología del embrión constituye un capítulo de gran importancia en ornitología. Influyen distintas causas que solas o asociadas, pueden dar origen a la alteración del proceso de viabilidad.

La patología del embrión o del pájaro recién nacido, se halla influenciada por diversas circunstancias y condiciones del medio ambiente o del comportamiento y la salubridad de los reproductores.

Vamos pues a estudiarlas agrupándolas en dos apartados:

a) Mortalidad embrionaria.

b) Anomalías del pájaro recién nacido.

MORTALIDAD EMBRIONARIA

La muerte del embrión durante los diversos estadios de su desarrollo, puede ser debida a diversas causas, que se desdoblan en Internas y Externas, según que se refieran a la composición y posible patogenia del huevo incubado o a las distintas circunstancias del entorno del manejo general del nido.

Las causas internas son producidas por el propio huevo o por la herencia que los reproductores hayan transmitido: constitución genética, composición fisioquímica derivada de la alimentación, patogenia, vitalidad o posiciones anómalas que pueda adoptar el embrión.

Las causas externas se refieren a los diversos factores ambientales que existen en el aviario y su manejo, que por tanto pueden ser corregidos por el criador, mejorando sus instalaciones o técnica.

Las causas externas más habituales son la Temperatura, que por defecto o por exceso influyen sobre el embrión. El grado de Humedad tiene gran importancia en el desarrollo del embrión, especialmente si se eleva bruscamente por encima del 70% en los últimos días de incubación, pues altera de forma importante el saco vitelino. La disminución del grado de humedad por debajo del 40%, puede determinar la muerte embrionaria en los últimos días de incubación, ya que el embrión se deseca, el plumón se adhiere a la piel y las membranas presentan un aspecto apergaminado. El volteo y la ventilación de los huevos son importantes en el desarrollo normal del proceso de incubación, si bien se han de tener en cuenta tanto el exceso como la falta de ventilación. Si los huevos a incubación padecen fuertes trepidaciones: tormentas prolongadas, obras de construcción próximas, manipulaciones inadecuadas, etc., pueden causar la muerte embrionaria a consecuencia de la rotura de la yema o desituación del disco germinativo.

La rotura de la cáscara en el nido, al esparciarse el contenido del huevo, mancha a los huevos contiguos, lo que dificulta la respiración de éstos y suele producir la muerte de los embriones que contienen.

CAUSAS INTERNAS

La contaminación iniciada a consecuencia del contagio a través de las cutículas por la acción de colibacilos, salmonelas, otros gérmenes anaerobios o virus, puede causar procesos infecciosos en el embrión o pájaro recién nacido.

Si el huevo procede de pájaros enfermos o portadores de gérmenes patológicos suele albergar microorganismos que durante el proceso incubatorio encuentran condiciones favorables, que llegan a causar la muerte del embrión o pichón.
La constitución genética del huevo es básica en la mejora de la calidad de los pájaros, si bien pueden transmitir determinados caracteres genéticos o patógenos capaces de producir anomalías que malforman, enferman o impiden la vida del embrión. Son los denominados genes subletales o letales, que acompañan a la consanguinidad directa y prolongada.

Las posiciones embrionarias anómalas pueden producir malformaciones de patas, pico desviado, ceguera, etc. e inclusive muerte.

RESUMEN

Hemos intentado describir a grandes rasgos, empleando un amplia bibliografía, el proceso que se inicia con la fisiología del mecanismo reproductor de los pájaros, la ovodeposición, para llegar finalmente a los principales problemas de la patología de la incubación.

BIBLIOGRAFÍA

DORST, J. La Vida de las Aves, Ed.Destino.
HOFFMAN -VOLKER. Anatomía y Fisiología de las Aves. Ed. Acribia.
SAN GABRIEL, A. Patología de la Incubación. Ed. Aedos.
STEINER & DAVIS. Patología de las Aves Enjauladas. Ed. Acribia.


© Alfonso Barba

http://www.cced.es