Consideraciones sobre la herencia en los canarios de canto I

Escrito por Miguel Ángel Martín Espada

Consideraciones previas

Los canaricultores españoles podemos estar seguros de contar con un importante número de aficionados que, sacando tiempo de donde no lo hay, se desviven por desarrollar y enseñar los principios técnicos, teóricos y prácticos, en que se basa la cría del canario a todo aquél que requiere su consejo. Es verdaderamente loable la labor que estos señores vienen desempeñando, bien a través de artículos y trabajos en revistas especializadas, bien mediante charlas y coloquios en las asociaciones. Valgan estas líneas para agradecer públicamente su desinteresado trabajo, ya que, lamentablemente, los aficionados no solemos reparar en lo que cuesta quitar horas al trabajo o a la familia para dedicarlas a esta bonita y grata tarea educativa de la Ornitología Deportiva española.

El nivel técnico de los criadores de canarios, actualmente, podemos considerar que es elevado. Sin embargo, en ramas de nuestra afición como es la canaricultura de canto nos movemos en un grado de conocimientos ínfimo. Parece que nos preocupa más discutir sobre las puntuaciones, la eliminación de estos o aquellos giros o entablar polémicas, más propias de la metafísica, acerca de la nominación de los mismos. Nos olvidamos, en definitiva, de que sin los canarios, sin los aficionados y sin unas directrices claras que seguir para el trabajo de los canarios de canto, no podemos plantearnos siquiera temas tan circunstanciales, en ocasiones, como la nominación de los diferentes pasajes o giros que conforman su melodía. Existe una clara despreocupación por temas tan importantes como la herencia del canto; que es en lo que se basa esta difícil tarea de conseguir buenos cantores.

Cuando hablamos con los criadores de sus métodos y sistemas de trabajo, nos encontramos, en la mayor parte de ocasiones, con que brillan por su ausencia, otras veces las explicaciones son tan fantásticas que parecen extraídas de un relato de ciencia ficción. En resumen, la mayor parte de los aficionados carecen de la mínima formación en materias como la Genética o la influencia de factores tales como la alimentación y la iluminación en el canto de los pájaros.

La complejidad de esta rama de la canaricultura, cuya dificultad está sobradamente demostrada, merece un estudio serio, un estudio que debe realizarse por cada uno de sus cultivadores y cuyas conclusiones deben ser compartidas para, con el tiempo, lograr unas bases firmes de las que pueda partir todo canaricultor novel. Tenemos que tomar ejemplo de nuestros compañeros de otras ramas y no tener miedo a levantar polémicas sobre estos tan necesarios temas, puesto que ahí surgirá ese espíritu de superación y búsqueda de la verdad que acompaña a todo investigador.

Es cierto que no disponemos de laboratorios, ni de expertos altamente cualificados, ni tan siquiera de la certeza absoluta de la exactitud de nuestros postulados y, por lo general, de los medios mínimos necesarios para su comprobación, pero poseemos algo que nos impulsa hacia delante, ese algo es el ansia de saber, esa curiosidad innata que ha llevado al hombre al lugar donde se encuentra y que lo diferencia del resto de criaturas que le acompañan en su viaje por el tiempo y el espacio.

Los temas que a continuación vamos a tratar son fruto de la experiencia compartida entre canaricultores de toda la geografía nacional, que anteponen a su propio ego la satisfacción de ver como el objeto de su afición, "la canaricultura de canto", se desarrolla y consolida en un país, como es España, donde tanto se admira y quiere a los pájaros cantores.

Consideraciones sobre la herencia en los canarios de canto II