Nuevo Canario de Canto "El Canario Ruiseñor Español" - Parte IV

Escrito por Diego Muñoz Saavedra

Nuevo Canario de Canto

"El Canario Ruiseñor Español"

Por José L. Clemente Lillo

Juez O.M.J.-C.O.M.

(Continuación de la tercera parte)

CONSIEDERACIONES FINALES

Con este modesto trabajo, que he dado a la opinión pública y muy especialmente a la de mis compañeros jueces de Timbrado Español, no pretendo inventar nada; únicamente expongo unas ideas y conceptos basados en la experiencia obtenida, después de largos años de dedicación al estudio del canto de los canarios a través de numerosos concursos nacionales e internancionales enjuiciados. Si de ello se saca algo útil para el futuro del desarrollo de los canarios de canto españoles, todos provenientes del tronco común de los canarios silvestres aún existentes en nuestras Islas Canarias, me daré por muy satisfecho. Si existen críticas a este trabajo, siendo enfocadas en un sentido constructivo y técnico, las recogeré como un complemento a este estudio que seguramente me aleccionará sobre temas que posiblemente ignoro y será un conocimiento nuevo que estimaré en su justo valor. No se trata de inventar o descubrir el "Canario Ruiseñor Español", por estimar que ya existe realmente desde hace muchos años en España. Por mi parte, no pretendo sentar cátedra de conocimientos; sólo quiero exponer unas ideas sobre lo que puede ser o más bien creo que ya es un NUEVO canario de canto, que ya existe; que está siendo cultivado desde hace muchos años en diversos puntos de nuestro país, pero que quizás los aficionados que lo poseen y crían no han podido diferenciar totalmente o terminen por mixtificarlo, precisamente debido a la carencia de un Código específico para su estudio y calificación. En esta modalidad de canarios de canto siempre se ha visto el aficionado en la necesidad de presentarlos a los concursos de Timbrado Español sometidos a una Planilla y Código que no son adeucados a su repertorio de notas y al criterio de unos jueces que, queriendo calificarlos con la Planilla del Timbrado Español, se encuentran con la imposibilidad de encuadrarlos y puntuarlos debida y justamente; o que estos mismos jueces piensen que no es el auténtico Timbrado, en lo que llevarán toda la razón, y los puntúen bajos, bien porque no les guste esta modalidad de canto, cosa muy poco probable en la mayoría de los casos, o porque aun gustándoles, como a mí me ha pasado en muchas ocasiones, no puedan valorarlos debidamente por la razón expuesta de tener que utilizar una Planilla y unos criterios juzgativos que no les corresponden técnicamene y, además, provocar y estimular la ya muy larga y al parecer inacabable polémica sobre cuál es el verdadero Canario Timbrado Español que tanto divide a algunos jueces y crea la confusión entre la afición española y, de rechazo, sobre algún otro país, caso de Venezuela, que también lo cultivan.

En una breve conversación sostenida con el amigo y antiguo experto juez de Timbrado Español, don Roberto Sáez, que también se formó y conoció los criterios de los antiguos jueces de la A.C.E., le pregunté su opinión sobre el canario "Floreado" para cambiar impresiones sobre el mismo. Me contestó que él los había calificado en muchas ocasiones, y concretamente se refirió a unos equipos en Puerto Real (Cádiz), que eran muy pródigos en excelentes Floreso y Cloqueos (entre los que entendí estaban los que yo llamo Trinos) y que abundaban en la nota Campana (Tilong), cuya reiteración en esta última le produjo una sensación de monotonía. Pero que, sin embargo, en otras ocasiones y lugares, con otros equipos de canarios, la impresión qu le produjeron fue excelente, por ser agradables al oído, siempre abundando en los Floreos, Cloqueos y otras notas semidiscontinuas; muchas de ellas emitidas como notas Compuestas o en Dúo, estando conmigo de acuerdo en que no se les puede enjuiciar adecuadamente con el Código del Timbrado.

Por mi parte, sólo trato de proponer una Planilla y Código para su estudio y catalogación técnica, que se ajuste a este tipo de canto del Canario Ruiseñor Español, que recojan sus notas características y las variaciones en sus diversas emisiones. Con tal fin ruego a aquellos aficionados que lo cultiven que examinen este estudio y proyecto y vean si se adapta a las exigencias de sus canarios. Cualquier sugerencia que me hagan será aceptada y si algún aficionado o juez desea comunicarse conmigo para hacer comentarios o críticas a lo que en este artículo expongo, pueden dirigirse a nuestra revista "Pájaros", la que, a su vez, me hará llegar cualquier comunicación. Veremos los pros y los contras de este "Proyecto" y si puede hacerse realidad entre todos, especialmente por los criadores de este gran canario, el que le podamos dar algún día el carácter oficial de raza de Canario de Canto, con su propio reglamento y Planilla de Enjuiciamiento que lo diferencie netamente del Roller, Malinois y Timbrado Español. Así también se contribuirá a terminar de una vez con las viejas controversias sobre las características del canto del canario Timbrado Español.